Tempestades

LLUVIA Y VIENTO. VIENTO Y LLUVIA. AMIGOS INSEPARABLES. CRECIERON, SE FORMARON, VIVIERON.

SE CONTABAN TODO, CASI TODO.

PERO NINGUNO DE LOS DOS, NUNCA SUPO, EL MOTIVO DEL ALEJAMIENTO DEL OTRO, POR UN PERIODO PROLONGADO.

HASTA QUE UN DIA, LA LLUVIA LE DICE AL VIENTO, TENGO QUE CONFESARTE ALGO.

CUANDO DESAPAREZCO, LUEGO DE ESOS TEMPORALES DE LLUVIA, DONDE INUNDO CAMPOS, INUTILIZO CASAS, NO PUEDO VOLVER Y MIRARTE A LOS OJOS.

LA VERGUENZA NO ME DEJA.

AL VIENTO, SE LE LLENARON LOS OJOS DE LAGRIMAS, Y SE SINCERA CON LA LLUVIA, Y LE DICE QUE, CUANDO CON MIS RAFAGAS DE VIENTOS, DESTRUYO COSECHAS , CASAS, LA VERGUENZA NO LO DEJA REGRESAR.

UNIDOS POR LA HERMANDAD,

DISTANCIADOS POR TEMPESTADES.

GUILLERMO FERNANDEZ LIGUORI


comparte esta página en: