Despertares

Veinte años, tantos sueños, tanto futuro.

Nunca hubiera imaginado. que en un segundo a 10000 metros de altura, su destino comenzaba a derrumbarse.

El precipicio fue tal, que empezó a rozarse con la muerte.

Gemidos de amigos, frío ,nieve, montañas interminables.

Se encontró en un lugar en el mundo que nunca imaginó hospedarse.

Personas muertas, almas quebradas, no sabía como sobrevivir.

Imploró. lloró, para sacar fuerzas de donde pudiera.

Al final de las primeras noches, con su cara tajada por el miedo y la muerte, recordó , lo que una vez , en ese río manso de estrellas. aquella mujer, le dijo, Si alguna vez , temès por tu vida, imaginate que te Ves como un hombre anciano.

Cerró sus ojos, y se vió con 60 años más.

Despertares cruentos, la muerte siguió avanzando, los aludes no daban respiro.

Imágenes de futuro, Sin Futuro Hoy, le daban fuerza, para encontrar el camino que lo lleve al mundo.

Día tras día, a esas imágenes iba incorporando, ríos, árboles iluminados por la tranquilidad de estrellas.

Barba, sudor, desaliento, lo acompañaban , en su derrotero sin brújula.

Junto a Él, caminaba su vejez.

Un día , sus ojos fueron sorprendidos por rayos de sol, salpicados por manantiales de agua. Creyó que estaba soñando.

No era aquel anciano de 80 años.

Era ÉL. que encontró nuevamente el Mundo.

GUILLERMO FERNANDEZ LIGUORI


comparte esta página en: